SEGUINOS EN

EDUCACIÓN > CEI San Ignacio > Alumnos

En el aula y en el campo

Con una variada oferta académica, los alumnos del CEI San Ignacio van desde la preadolescencia hasta la ancianidad, y provienen en su mayoría de comunidades rurales de la región, de un radio de 500 km.

Estas comunidades rurales están a gran distancia de los centros urbanos, aisladas, sin servicios, con tierras poco productivas y dificultades para su desarrollo, como se describe con mayor profundidad en la sección Nosotros.

A estas dificultades se suma la restringida oferta educativa de nivel medio o formación laboral de la región. Se calcula que 8 de cada 10 jóvenes no finalizan sus estudios secundarios. La ausencia de escuelas, las distancias y las escasas posibilidades económicas de las familias para costear estudios y albergue a sus hijos no permite romper el círculo de pobreza y vulnerabilidad en que están inmersas.

En este contexto, los jóvenes que accedieron y acceden a las escuelas de formación agrotécnica como el CEI San Ignacio tienen la posibilidad de elegir: ya sea continuar sus estudios en la universidad, desarrollar su propio emprendimiento productivo o trabajar en alguna empresa o campo de la zona. Y de hecho hay numerosos ejemplos de estudiantes en cada opción, contribuyendo al desarrollo local sustentable de sus comunidades y familias.

En el caso del Primario Semipresencial de Adultos, la escolarización de pobladores de 14 años en adelante que no finalizaron la escuela primaria tiene un fuerte impacto en sus posibilidades de ejercicio de su ciudadanía. El analfabetismo es moneda corriente en las comunidades y entre las personas mayores, y además de permitirles leer, escribir y firmar, los contenidos integrales del Semipresencial de Adultos redundan en beneficios en temas de salud, higiene, alimentación y la calidad de vida familiar en general. Además, fomenta la valoración de la educación, favoreciendo la escolaridad y retención escolar de los hijos. Cuando los alumnos son lonkos (jefes de la comunidad), los beneficios se trasladan inmediatamente a toda la comunidad.

En referencia a las mujeres, a las limitaciones materiales se suman los factores culturales que minimizan la importancia de su educación. Inicialmente las familias no querían enviar a sus hijas a la escuela, sino sólo a los hijos. De a poco y a partir de ver los resultados de las primeras niñas que culminaban el secundario se fueron incorporando progresivamente, y hoy el CEI San Ignacio cuenta con una residencia estudiantil de mujeres y un porcentaje de alumnas en crecimiento, acercándose al de los varones. En el caso de las mujeres, la formación no sólo permite ampliar sus horizontes laborales sino también repercute directamente en la calidad de vida familiar, la alimentación, prevención en salud y educación de los hijos.

Administración central : San Martín 678 | Q8371DFP Junín de los Andes, Neuquén, Argentina | (02972) 49-1262 | info@cruzadapatagonica.org
Oficina en Buenos Aires : Agustin Alvarez 1502 Of. 10 | B1602, Florida, Buenos Aires, Argentina | (011) 15-5577-0930 | fundacion@cruzadapatagonica.org

Acceso para usuarios